maullidos de gatos

Maullidos de gatos – ¿Qué me dice mi gato cuando me maúlla?

Esta es una pregunta que nos hacemos con mucha frecuencia. Los que convivimos con ellos, sabemos que existen diferentes maullidos de gatos para expresar distintas cosas, pero no todas las entendemos. Muchas veces incluso les preguntamos “¿qué quieres?” o “no te entiendo, ¿qué me estás pidiendo?”. ¿Os suena? 🙂

Hoy vamos a hablar sobre los maullidos de gatos hacia las personas. Tipos, significados y cómo podemos ayudarnos observando para entender qué nos reclama nuestro gato.

Normalmente, los maullidos de gatos hacia sus humanos suelen ser agudos y cortos, del tipo “miau” o “miiaauu”. Si tu gato te maúlla de forma grave y prolongada, primero observa el resto del cuerpo.

Si ves alguna postura defensiva (agachado, orejas atrás y/o pupilas abiertas), algo le está dando miedo.

Si observas una postura ofensiva (encorvado, pupilas pequeñas y/o orejas hacia los lados), aléjate despacito porque puede lanzarte un zarpazo.

Θ Si no tiene ninguna de estas 2 posturas anteriores, podría estar indicándote que le duele algo.

En cualquiera de estos casos, sobre todo en el último, sería recomendable una urgente revisión veterinaria completa. Hay que descartar siempre algún problema médico ante un comportamiento extraño.

Sin embargo, si los maullidos de tu gatito son agudos y no muy largos, te puede estar informando de múltiples cosas. Vamos a hacer un repaso de las comunicaciones gatunas más frecuentes.

1. Tengo hambre! – este lo conocemos todos. Suele aparecer en cualquier momento del día cerca de su comedero o en el momento que tocamos su comida.maullidos

2. No hay agua! – nos suelen avisar de esto colocándose cerca del bebedero, pero es posible que te lo diga en la otra esquina de la casa. Por si acaso, nunca está de más comprobar que tengan agua limpia al alcance.

3. Quiero salir! – muchas veces nos maúllan insistentemente frente a la puerta. Algunos gatos quieren salir al jardín o a la calle, pero otros sólo quieren que les abras la puerta y cotillear el rellano. Si está encerrado en una habitación y quiere salir, nos lo hará saber maullando.

4. No puedo pasar! – si en algún despiste les hemos cerrado o bloqueado el acceso a la arena o a la comida/agua, nos avisarán. Es probable que se sitúen delante de lo que bloquea para darnos más información de lo que pasa.

5. Arena sucia! – muchos gatos nos informan de cuándo ha llegado su límite de suciedad de la caja. Nos maúllan situados al lado de la arena o nos llevan con maullidos hasta ella. Otra posibilidad es que maullidosdecidan hacer sus necesidades en cualquier otro lugar. Además, tener la arena sucia puede generar problemas físicos y de comportamiento. Es muy importante mantener su arena limpia siempre.

6. Quiero subir! – bien sea del suelo al sofá, o a tu regazo o al armario, algunos gatos nos informan de que quieren subir a algún sitio antes de saltar y subirse. Algunos gatos que por distintos motivos no puedan o no estén seguros de ser capaces de subir por ellos mismos, nos piden que les subamos o les ayudemos. Pon atención hacia dónde se dirige tu minino y hacia dónde mira. Muchas veces nos miran y miran a donde quieren subir, así que sé observador. Si subes a tu gato a algún lugar en alto, asegúrate de que pueda bajar por sí mismo.

7. Quiero atención! – ¿quién dijo que los gatos son independientes? Nos engañó! La mayoría de los gatos maúllan a diario para llamar nuestra atención. Bien sea para jugar, para recibir mimos o para estar un rato interactuando con nosotros.

maullidos

8. Me aburrooooo!!! – en ocasiones, cuando nuestros gatos son bastante activos o jugamos poco con ellos, se sitúan en algún punto de la casa y se ponen a maullar insistentemente. Algunas veces estos maullidos de gatos son un poco “locos” y parece que juegan mientras maúllan. Incluso cruzan la casa corriendo maullando así. Si puedes, suelta lo que estés haciendo 5 minutos y juega con ellos. Os va a sentar genial a los dos!

9. Bienvenido a casa! – algunos mininos nos dan la bienvenida cuando llegamos a casa tras el trabajo. Puede que vengan a recibirnos a la puerta o puede que nos digan “hola” cuando entremos en la sala donde ellos estén. La educación nunca está de más, así que debéis responder al saludo.

10. Conversación – muchos gatos se acostumbran a que les hablemos y ellos nos “contesten”. No porque estén pidiendo algo, si no sólo por “conversar”. Esto es más frecuente en los gatos que conviven con personas que les hablan desde pequeños. Esa una forma bonita y graciosa de interactuar con nosotros. Los siameses son muy dados a estas “charlas”.

11. Me estás agobiando – si tenemos a nuestro gato cogido en brazos o lo estamos abrazando, es posible que nos maúlle para informar que está llegando a su límite de paciencia. No tiene por qué ser un maullido “de aviso” (más grave y prolongado). Puede ser un maullido agudo y corto porque no contenga ningún tipo de “amenaza”. Eso no significa que no estés abusando de su paciencia y te lo haga saber.

12. Otros maullidos de gatos – los gatos son capaces de realizar hasta 100 vocalizaciones distintas, así que si tu gato emite sonidos curiosos y distintos, no te extrañes. Cada gato es diferente y tiene sonidos característicos propios. Observa qué hace mientras maúlla así y cuéntanoslo!

Ahora ya puedes entender un poco mejor a tu gato cuando te dedica esos amorosos e insistentes “mrrmiaus”. Compártelo con otros amantes gatunos!!

Un gran PrrrMiau!!

Share

Leave Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!