La importancia del bienestar emocional en los animales

Hoy vamos a hablar sobre la importante parte psicológica y el bienestar emocional de los gatos y de los animales en general, especialmente de los que nos acompañan en casa. Primero, vamos a hablar un poquito de nosotros.

El término Psicología proviene del griego y su traducción literal es “el estudio del alma”. Aunque ya Platón en el Siglo I a.c. postulaba que el hombre constaba de 2 partes (cuerpo y alma) y que el alma a su vez se dividía en 3 (pensamientos, sentimientos e impulsos), no fue hasta el siglo XVI cuando la Psicología comenzó a verse como una “pseudociencia” y a formar escuela. Pasaron siglos y siglos para que los propios humanos considerásemos de forma oficial que no éramos sólo un cuerpo sin más.

 – No, no se me ha ido la cabeza. Continúa leyendo y verás por qué hablamos de esto. – 

Desde el siglo XVI hasta el XIX, la Psicología se mantuvo prácticamente desconocida para todos los que no eran grandes estudiosos o eruditos (osea, para casi todos). Fue a partir de finales del siglo XIX cuando comenzó su auge, instaurándose en escuelas y universidades a nivel mundial. Y así pudo ser conocida y estudiada por todos.

Hasta hace escasos años, la figura del psicólogo era confundida por un “loquero” cuyos pacientes sufrían trastornos graves o enfermedades mentales. Si ibas al psicólogo es que estabas loco. Cuánto daño ha hecho esta falsa creencia.

Por suerte, hoy en día, un alto porcentaje de la población ha acudido en algún momento a un psicólogo y ha comprobado los múltiples beneficios que aporta. Orientación, guía, ayuda contra pensamientos repetitivos, apoyo a la autoestima, sentirse comprendido, estabilidad y bienestar emocional… y un largo etc.

Bien, en resumen, han tenido que pasar siglos de existencia hasta que el ser humano se ha dado cuenta de la importancia de su propio bienestar emocional. Entonces, ¿cuánto tiempo hace falta para darnos cuenta de lo importante que es también en los demás animales?

psicología felina

Hace no mucho tiempo, los veterinarios ni se planteaban las emociones de los animales. Pero no porque no les importase o pensasen que no tienen sentimientos, si no porque la ciencia veterinaria clásica ni lo contemplaba. Los profesionales veterinarios estudian un extenso y difícil temario acerca de muchísimas especies animales. Ahondan profundo en la parte física y médica durante muchos años. Si la veterinaria también abarcara la parte emocional de los animales, sería una carrera que duraría toda la vida. Pongámonos en su situación.

Tras muchos casos y muchos años de estudios, ya se ha comprobado de forma oficial que la parte emocional del animal existe y es fundamental. En el caso de los gatos, el término idiopático (de causa desconocida) se usa con frecuencia para todo lo que no tiene causa conocida, como la cistitis idiopática o la dermatitis idiopática, entre otras. Es en estos casos de causa desconocida donde la psicología animal ha ido haciéndose un hueco en el mundo veterinario. Hoy ya se saben ciertas cosas que hace unos años parecían “herejías”, como que el estrés en gatos es frecuente y altamente dañino incluso a nivel físico, o que también sufren depresiones que les pueden llevar incluso a la muerte.

Trasladamos estos casos a humanos. Si tienes un gran estrés laboral que te quita el sueño por las noches, ¿vas al neurólogo o al psicólogo? Si tienes una fuerte depresión o grandes problemas de autoestima, ¿vas al médico de cabecera o al psicólogo? Todos sabemos que son los psicólogos los que tratan los problemas emocionales. Entonces, ¿por qué no hacemos lo mismo en el caso de los animales?

bienestar emocionalLa figura del psicólogo animal está aún poco descubierta. Se conoce la figura del etólogo como experto en un tipo de animal. Pero lo que la mayoría de la gente no sabe es que en etología se estudia el comportamiento del animal en su medio natural SIN interacción humana. Es por esto que los gatos domésticos y callejeros quedan excluidos de este campo.

Además, otra cosa que pocos saben, es que los etólogos felinos son grandes profesionales que conocen a fondo los grandes, medianos y pequeños felinos. Desde tigres y leones, pasando por panteras nebulosas hasta linces y caracales.

Bien, pocos comportamientos de estos felinos se parecen a los de nuestros gatos en casa. Entonces, ¿quién estudia y trata a nuestros amigos peludos que viven con nosotros en casa? Pues esos somos los Psicólogos felinos o Psicólogos de gatos. Nuestro trabajo se basa en todo lo que afecta al gato CON interacción humana.

mano-y-pata

Al igual que nos sucede a los humanos, no sólo enfermamos casualmente o por influencias externas. Problemas emocionales como la ansiedad, el estrés, las fobias o la depresión nos afectan tan severamente que pueden causar o facilitar la aparición de enfermedades físicas. Por ejemplo: está demostrado científicamente que una depresión duradera disminuye los niveles y la eficiencia de nuestro sistema inmunológico. También se conoce que los estados de ansiedad prolongados suelen generar problemas de estómago, como la gastritis nerviosa.

¿Por qué iba a ser diferente en nuestros animales? De hecho, no lo es. La ansiedad y el estrés en gatos tiene un efecto inmunosupresor inmediato. Ni siquiera es necesario que estén estresados 2 días para que tenga efectos físicos. ¿Veis lo importante que puede llegar a ser el bienestar emocional para todos?

Cada vez se conocen más casos idiopáticos que han sido tratados por psicólogos y terapeutas animales con mucho éxito. En la mayoría de las ocasiones lo que hay detrás de un comportamiento extraño sin causa física es un problema emocional.

Además, todos los animales son muy sensibles a lo que les rodea. En el caso concreto de los gatos esa sensibilidad puede ser mucho mayor. Una simple discusión en casa puede alterar a nuestros mininos durante un par de días fácilmente. ¿Aún nos quedan dudas acerca de lo importante que es para ellos una buena salud física y emocional?

Si tienes preguntas acerca del bienestar emocional de tu animal, no dudes en consultar a un psicólogo o terapeuta animal. ¡Estamos encantados de ayudarte!
Share

2 Comments

  1. Pingback: Mi gato se rasca mucho: el gran síntoma - Psicología Felina

  2. Pingback: 10 cosas que NUNCA debes hacer a tu gato - Psicología Felina: Desde los ojos del gato

Leave Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!