acostumbrar al gato al transportin

Acostumbrar al gato al transportín en 6 pasos

Casi todos los que convivimos con gatos tenemos o hemos tenido este problema: nuestro gato tiene miedo al transportín. Y a la hora de meterlos dentro para llevarlos al veterinario vivimos un auténtico drama en casa. Sabemos lo desesperante que es, ¿verdad? Bien, hoy vamos a daros unos consejos y pasos para acostumbrar al gato al transportín.

La mejor manera de evitar el miedo al transportín es acostumbrarlos desde pequeños a que sea un objeto cotidiano en casa. Como si fuera un mueble más. Si tu gato aún es “pequeñito” (menos de 5 meses), puedes empezar ya a tener su transportín a su alcance en casa. Mete dentro una manta o cama que le guste y lo más probable es que se meta él solo.

Sin embargo, si tu gato ya es adulto o ya tiene un miedo reconocido al transportín, colocarlo a la vista puede ser muy estresante para nuestro minino. Puede que al verlo se esconda y no quiera salir, y eso no nos ayuda ni a nosotros ni a ellos. Así que vamos a ver unas pautas que nos pueden ser muy útiles y eficaces para acostumbrar al gato al transportín.

1 – Limpiar bien el transportín – Cuando metemos al gato en el transportín para llevarlo al veterinario, el pobre se estresa mucho y pasa mucho miedo. Esto hace que segregue unas feromonas llamadas de alarma que se quedan fuertemente impregnadas en el transportín. Y esto sucede cada vez que lo llevamos, así que imaginaos la cantidad enorme de feromonas de alarma que hay concentradas.

gato con miedo al transportinCualquier gato que capte esas feromonas se pone tenso y se estresa, generando más feromonas. Por eso es fundamental limpiar bien el transportín tras cada visita al veterinario. Esto ayudará mucho a que el gato se ponga menos nervioso dentro del transportín.
No lavar con lejía, amoniaco ni derivados!! Son demasiado fuertes y nuestros gatos estarán incómodos. Es más adecuado lavar el transportín con jabón para la vajilla (como Fairy) o jabón neutro (como jabón Lagarto). Aclarar con abundante agua y secar para no dejar restos de jabón.

2 – Abierto haciendo de camitas – Tras limpiar correctamente el transportín, lo siguiente es dejarlo abierto en dos mitades. Si es posible, quitar los cierres para que no hagan ruido. En cada mitad ponemos una manta o una cama que le guste a nuestro gato, disimulando un poco que debajo está una mitad del transportín. También podemos poner un jersey nuestro a modo de camita, para que reconozcan nuestro olor y les guste. Distribuimos las dos “camitas” en casa, a poder ser en lugares donde a nuestro minino le guste estar.

acostumbrar al gato al transportin3 – Montado sin puerta – Una vez el gato haya comenzado a usar las camas del paso anterior, dejaremos un tiempo para que se acostumbre. Al menos una o dos semanas. Tras este periodo y siempre que el gato use con frecuencia las camitas, uniremos las mitades dejando sólo 1 cama con la tapa puesta. No pondremos la puerta pero sí los cierres de las 2 mitades, para que quede bien cerrado. Así no se desmontará y evitaremos que nuestro gato se lleve ningún susto. Si vemos que quiere pero no se atreve a entrar, podemos ayudarle dejando algo de comida o una chuchería dentro. También podemos incitarles a entrar mientras jugamos con ellos, por ejemplo tirándole un juguete dentro.

4 – Montado con puerta abierta – Si el gato ya usa sin problemas la cama-transportín, podemos colocarle la puerta pero dejándola abierta. La intención es que se acostumbre a que esa cama tiene puerta, así que no debemos encerrarlos dentro. Y menos contra su voluntad, ya que habremos tirado por la borda todos los pasos anteriores y tendremos que empezar de cero.

5 – Dejar regalito sorpresa de vez en cuando – Esto lo puedes hacer siempre que quieras desde el paso 3. Es un refuerzo positivo que ayuda a que el gato relacione ese lugar con cosas positivas y sorpresas agradables. Si a tu gato le gusta mucho algo, pónselo dentro del transportín sin que te vea. Verás que grata sorpresa se lleva!!

6 – Salir al exterior sin ir al veterinario – El paso final para acostumbrar al gato al transportín es que salga a la calle sin pasar miedo. Este es el paso más complicado. Poco a poco, hemos de acostumbrarles que salir a la calle no es terrible y que en su transportín están seguros. Si a tu gato le gusta salir al rellano, puedes comenzar por meterlo en el transportín y salir al rellano con él. Debéis quedaros un rato allí, así que puedes sentarte a su lado en el transportín o incluso abrir la puerta cuando esté tranquilo.

transportin de gatoTras acostumbrarse a salir por la puerta en el transportín, debemos ampliar horizontes más allá del portal de casa. Podemos ir con nuestro minino a un lugar tranquilo o un parque para que comience a ver mundo sin tener que salir de su caja. Este proceso puede ser muy lento o muy rápido dependiendo del gato. Lo importante es que nuestro gato se sienta cómodo y tranquilo, así que el ritmo nos lo va marcando él. Si ves que se empieza a poner nervioso, mantén la calma, háblale suavemente y vuelve al portal o donde se sienta seguro. La vuelta a casa debe ser tranquila y sin ponernos nerviosos. Y no te olvides de felicitarle tras el paseo por lo bien que lo ha hecho!!

Si vamos siguiendo estos pasos al ritmo que nos indique nuestro minino, ayudaremos mucho a acostumbrar al gato al transportín y a que salir al exterior puede ser muy divertido!

La rutina de salir a la calle para dar un paseo y no para ver al veterinario debemos continuarla. No sirve de nada que acostumbremos al gato al transportín y luego sólo salgamos para ver al doctor. Así volverá a relacionar el transportín con algo no demasiado positivo. Así que ya sabes: a pasear!! 🙂

Si ya lo has probado todo pero no hay manera y ya no sabes qué hacer, tranquilo… puedo ayudarte. Con mi servicio “Al vete!” te ayudaré en persona a llevar al gato al veterinario y veremos pautas que podemos realizar específicas para tu gato.

¿Has seguido estos pasos? ¿Cómo ha reaccionado tu gato? ¿Ya has conseguido acostumbrar al gato al transportín? Cuéntanoslo!!

Share

1 Comments

  1. Pingback: Gatos agresivos ¿Qué podemos hacer? - Casos reales

Leave Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!